Miss Castillo de Locubí

|
Miss Castillo de Locubí.

( la miss hace un pequeño desfile. Posa, y sonríe con muy poca naturalidad. Habla todo el rato con un jurado invisible).

Hola. Mi nombre es Elisabeth Marín. Tengo 25 años. Mis medidas son. 90, 65, 90. Me gusta leer, ir al cine, el cine romántico me encanta, también ir de compras con mis amigas, y salir…no sé…conocer a chicos. (Se ríe)...no sé, lo que le suelen gustar a las chicas de mi edad….ah, bueno, que soy de Castillo de Locubí, que he estudiado empresariales…en fin, no sé qué más contar. Si ustedes me quieren hacer alguna pregunta….(hace como que habla con el jurado)…que cuente más cosas…ah, no sé. Bueno, no sé, si quieren puedo contar cómo empecé. Ay, no sé…a mi es que nunca, nunca, nunca, me ha gustado hablar de mí. Pues les cuento. Yo empecé por casualidad, por casualidad, porque bueno, que si te dicen que eres guapa, que si no te lo crees, que si hacen en tu pueblo un concurso de Reina de las fiestas elegida por sorteo según el número de carnet de identidad. Esas cosas están muy bien fomentarlas, porque, no sólo dan la oportunidad a las guapas, las menos agraciadas también se merecen creerse guapas por un día, e ir de la mano de los políticos, y que se les regalen flores y trajes de gitana. Democracia también en el mundo de las Misses. Todas podemos tener a una guapa dentro, y nadie tiene por qué discriminarla. Bueno…ay, ustedes párenme cuando quieran, que yo..es que me enrollo mucho. Y bueno, después de ser Reina de las Fiestas de Miss Castillo de Locubí me dije yo: nena, y si sigues, y si tu profesión es la de ser Modelo o… Actriz de teleserie con papel principal por el que los productores apuestan y los guionistas lloran. Así que, más o menos empecé…pues ustedes sabrán mejor que nadie…empecé a presentarme a Casting, a desfilar en los pueblos, a que, tristemente, te elijan Miss Simpatia, o Miss Cabello Bonito. Que yo encantada, saben, qué mejor que una banda para adornar mi cuerpo…Pero, no sé, algo fallaba, no…no llegaba yo donde tenía que llegar. Y yo pensé, será por mi simpatía…no, por mí simpatía no puede ser,..será por mi belleza, no…por mi belleza tampoco puede ser. Será por mi inteligencia…bueno, no sé, voy a pensarlo. Preocupada, ustedes entenderán, le pregunté a una compañera de profesión. Muy seria, ella me dijo: Nena, aquí para subir hay que agacharse primero. Agacharme, le pregunté yo preocupada,¿ agacharme donde? Agacharse, ponerse de rodillas, pisar el suelo nena, mirar desde abajo …Ah, ya entendí, cosa por otra parte, que demostraba que tan tonta no era, y sí, mi amiga llevaba razón. Desde ese mismo instante en que mi amiga mi dio su sabio consejo no he parado de agacharme: en casting para televisión, en casting para cine, en casting para serie, en casting para desfiles, en casting para otros casting….me he agachado tanto que mis amigas me han empezado a llamar la Papa, de tanto arrodillarme al llegar a los sitios….bueno, bueno...yo ya sé que éste es un casting respetable, y que ninguno de ustedes quieren que yo me agache…(reafirmando) porque ninguno de ustedes quieren que me agache, no. En fin, creo que voy a ir acabando, tampoco quiero yo cansarlos con mis historias, ya seguramente se habrán hecho una idea de lo que es mi vida…aunque, me gustaría aclarar una cosa…si hay algo por lo que me encante ser modelo o actriz, es, no por el hecho de desfilar, ni de actuar, es por el maravilloso hecho de que me puedan ver, ser observada, mirada, deseada, porque, señores del jurado, todo el mundo debería saborear alguna vez la enorme satisfacción que da el sentirse un poco exhibicionista. Muchas gracias por su tiempo.

0 comentarios: